La Unidad de Innovación Social de Navarra (UiS) ha reunido en el Parque Natural del Señorío de Bertiz el conocimiento y las últimas tecnologías desarrolladas en la Comunidad Foral en defensa de la biodiversidad y el medio natural, durante la jornada ‘Innovación Social y Ecosistemas. Reimagina, Recrea y Restaura’, que ha organizado con motivo del Día Mundial del Medio Ambiente.

Un parque agrobioclimático; un hub (espacio de colaboración) de pequeños productores que apuestan por la producción biológica y de kilómetro cero, y un proyecto que usa drones, datos y semillas inteligentes para impulsar la reforestación, son algunas de las experiencias locales mostradas en el encuentro.

El director de la Unidad de Innovación Social de Navarra, Juanjo Rubio, ha definido estas iniciativas como “ejemplos inspiradores que demuestran cómo en nuestra región sobra talento para reimaginar, recrear y restaurar nuevos ecosistemas naturales”. Ha añadido que dichos proyectos, “vinculados al trabajo que realiza la UiS, confirman que Navarra es tierra de biodiversidad y que tiene una responsabilidad y un compromiso en el cuidado del ecosistema natural”.

Por su parte, la directora general de Política de Empresa, Proyección Internacional y Trabajo, y presidenta de la Unidad de Innovación Social en Navarra, Izaskun Goñi ha señalado que “la UiS es un espacio de encuentro de iniciativas innovadoras comprometidas con los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Hoy, en este Parque Natural de Bertiz aportamos conocimiento para trabajar por la sostenibilidad del planeta.”

Casos locales de éxito

Una de las iniciativas que se ha presentado ha sido la de ‘C02Revolution’. Su CEO, Juan Carlos Sesma, ha explicado los beneficios y oportunidades de las tres tecnologías que utiliza la firma para lograr “una reforestación inteligente”. Así, al uso de drones y de la inteligencia artificial, añade la aplicación de un tipo de “semillas de nueva generación, dotadas de una capa protectora biocompatible con el terreno sobre el que se aplica”. Esta última innovación hace que el proceso de recuperación de un ecosistema esté más cerca de completarse frente a los sistemas tradicionales aplicados hasta el momento, que carecen de esta ventaja competitiva.

Por su parte, Josenea Bio ha liderado la segunda propuesta presentada en el encuentro de Bertiz. Su responsable, Txus Cía, ha detallado las características del ‘hub’ que pretenden implantar en Lumbier, formado por pequeños productores que apuestan por la producción biológica y el kilómetro cero. “Un espacio con mucha biodiversidad destinado al desarrollo del Pirineo”, ha sintetizado.

El gerente de AhoraClima, Mikel Baztán, ha hablado sobre ‘Tudela Comparte’, proyecto del que forma parte, junto con otras entidades, y que tiene como principal objetivo recuperar la zona de La Mejana, en la capital ribera. En ese sentido, su propósito es convertirla en un área de ocio y esparcimiento respetuosa con el medio ambiente y, al mismo tiempo, de producción ecosostenible de verduras y hortalizas. “Nuestra intención es volver a lo orgánico de la mano del ‘Big Data’, la sensórica y la genómica. Es decir, unir la tecnología más puntera con la riqueza de sabores y texturas de toda la vida”, ha destacado.

Tecnologías exponenciales

La jornada de la Unidad de Innovación Social ha contado, así mismo, con la exposición de diversos expertos sobre tecnologías exponenciales en el cuidado del medio natural. Así, el profesor del CSIC Víctor de Lorenzo ha dado a conocer los avances producidos en ‘biorremediación’, proceso que consiste en la fabricación o programación de bacterias, hongos y microorganismos naturales que permiten descontaminar suelos o acuíferos afectados por un vertido tóxico o una sobreexplotación de fitosanitarios.

Desde el Instituto de Biodiversidad y Medio Ambiente de la Universidad de Navarra, David Elustondo ha presentado los últimos hitos alcanzados por la red que monitoriza la biodiversidad en Europa. Por su parte, Alberto Acedo, de la empresa #fields4ever, ha mostrado cómo la aplicación de algoritmos con datos genómicos del bioma de la tierra permite a los agricultores adaptar sus cultivos al estado de salud de los terrenos sobre los que trabajan. El objetivo es lograr cosechas más productivas y, al mismo tiempo, más sostenibles y respetuosas con el entorno natural.

La cita de Bertiz se ha completado con un diálogo abierto entre la secretaria general de Innovación del Ministerio de Ciencia e Innovación, Teresa Riesgo, y la responsable de Ethosfera, Elena Herrero-Beaumont. En dicho  intercambio, Riesgo ha apuntado que desde su Ministerio quieren poner en el centro de las prioridades la salud del planeta.  “Para dar respuesta a los retos que tenemos por delante, debemos innovar, no solo en los aspectos tecnológicos, que también, sino sobre todo en aspectos sociales, con una colaboración intensa entre los distintos agentes”. En su opinión, dicha innovación sistémica “generará las transformaciones necesarias para frenar la pérdida de biodiversidad y luchar contra el cambio climático”. Además, Riesgo ha señalado que se trata de “una innovación con propósito en Europa, que oriente el conocimiento para el bien común, y donde Navarra y Bertiz son ejemplos inspiradores comprometidos con la biodiversidad e innovación”.

La Unidad de Innovación Social (UiS)

Nacida como un proyecto clave dentro del Plan Integral de Economía Social (2017-2020), la Unidad de Innovación Social de Navarra (UiS) se constituyó en junio de 2020 como  una asociación público-privada compuesta por 18 entidades (ADItech, UPNA, Universidad de Navarra, Gobierno de Navarra, ANEL, UCAN, das-nano, Josenea, Tesicnor, Lacturale, CO2 Revolution, Hidrorubber, Fundación Tudela Comparte, Gure Sustraiak, Tasubinsa, Adacen, Aspace y Fundación Arpa). Su objetivo es cooperar para construir, a través de la innovación social, un mundo mejor para las personas y el planeta.