El Gobierno de Navarra ha recuperado la antigua patatera de Aribe para albergar un centro para nuevas iniciativas empresariales con el objetivo de que personas emprendedoras de diferentes sectores y actividades puedan compartir un mismo espacio para el desarrollo de sus negocios.

El vicepresidente segundo y consejero de Ordenación del Territorio, Vivienda, Paisaje y Proyectos Estratégicos del Gobierno de Navarra, José María Aierdi, inauguró ayer por la tarde este nuevo espacio de emprendimiento y coworking que el Plan de Acción del Pirineo ha abierto en la localidad de Aribe.

Aierdi estuvo acompañado en su visita por el director general de Proyectos Estratégicos, Rubén Goñi; el alcalde de Aribe, José Ignacio Ubau; el presidente de la Junta del Valle de Aezkoa, Carlos Bueno,  Alberto Bayona, director gerente de Nasuvinsa, la sociedad pública que ha acometido la intervención para rehabilitar y recuperar este edificio y que gestionará y dinamizará su posterior desarrollo con la colaboración de Cederna Garalur y  Gu Pirinioa, cuyos representantes también acudieron a la inauguración.

Este proyecto supone un importante impulso para la dinamización económica de esta zona pirenaica, con una fórmula que apuesta por la implantación de iniciativas de personas emprendedoras y de pequeñas empresas.  Este tipo de fórmulas favorecen la creación de empleo en el Pirineo y el mantenimiento de la actividad.

El proyecto, que se inició cuando Nasuvinsa adquirió en 2018 la antigua patatera de Aribe para convertirla en un vivero empresarial. Esta  sociedad pública  ha financiado además de la adquisición del edificio, la redacción del proyecto, y la ejecución de las obras, que han supuesto una inversión total de casi medio millón de euros entre los 135.000 de la compra del inmueble y los 350.000 euros invertidos en la actuación de rehabilitación. La obra ha recuperado, tanto la antigua vivienda del empleado de la antigua patatera, como las naves contiguas (550 m2 de superficie total).

Este proyecto se ha desarrollado a partir de un modelo de gobernanza diferente de colaboración entre los servicios públicos y los recursos propios de las personas interesadas en emprender y en vivir en el Pirineo. En este sentido, la propia sociedad pública, a través de la agencia Lursarea y con la colaboración de Cederna Garalur facilitará el asesoramiento y acompañamiento a aquellas personas que decidan emprender algún tipo de actividad económica en este espacio.

Rubén Goñi, responsable de la Dirección General de Proyectos Estratégicos que lidera la puesta en marcha del Plan de Acción del Pirineo, señaló en la visita la importancia de este tipo de acciones que suponen «un modelo de actuación en el territorio, que trabaje en iniciativas concretas, a pie de calle, y en el que la colaboración público-privada permita la creación de nuevas oportunidades laborales para la población de estas zonas».

La rehabilitación de la antigua vivienda que había en el edificio ha permitido habilitar un espacio coworking para cuatro oficinas, en dos de las cuales se instalará un servicio de masajes que llevará Edurne Bidondo (quiromasajista) y otro de informática a cargo de Fran Arráez, estando disponibles las otras dos, además de espacios comunes (una sala de reuniones y una sala de trabajo compartido). En la parte de las antiguas naves ya se encuentra en marcha un establecimiento de alimentación y en breve se abrirá un bar-cafetería.

La recuperación de esta antigua patatera en Aribe se enmarca dentro de las acciones que desarrolla el Plan del Pirineo, impulsado y coordinado por la Dirección General de Proyectos Estratégicos. Este plan supone un nuevo impulso y dinamización para toda la comarca pirenaica, apostando por una estrecha colaboración con los propios agentes del territorio, en un innovador sistema de cogobernanza entre la ciudadanía de la zona, entidades locales y colectivos sociales.

Dentro de este Plan que combina diferentes acciones en materia de vivienda, empleo, servicios públicos o turismo sostenible, la reactivación de espacios para el emprendimiento se antoja fundamental para el desarrollo económico del Pirineo, generando nuevas oportunidades para el empleo y facilitando una mejora también en los servicios disponibles en toda el área, consiguiendo así la retención y fijación de población en el territorio.

Se trata de un modelo que se prevé replicar con otras instalaciones similares en Ochagavía/Otsagabia, Ezcároz/Ezkaroze y Abaurregaina/Abaurrea Alta.

En el nuevo espacio coworking, los despachos que se ofertan tienen de 10 a 20 m2 de superficie. Se alquilan a 60 euros al mes, con todos los gastos incluidos (luz, fibra óptica, limpieza…), y la cuota es de 50 si se aspira a emplear solo la sala de uso compartido.

La primera usuaria confirmada es Edurne Bidondo Arostegi, de 40 años y de Abaurrea Alta, que oficializará de esta manera su trabajo como quiromasajista. “Podré dar masajes allí y seguiré haciéndolo a domicilio, con la empresa Eutsi (servicios para personas mayores), y trataré de enfocarme también al turismo”, indicó. Prevé empezar en julio. “Es una suerte contar con un espacio como este, económico. Facilita dar los primeros pasos a pequeños negocios y ayuda a diversificar la economía pirenaica”, destacó.

Por su parte, respecto a las naves, unos 250 m2 los ocupa el supermercado Carrefour Express que abrió el 31 de marzo Koldo Landa Arcelus, de 37 años y de Orbaizeta, gestor también de la gasolinera de Aribe y de un camión de venta ambulante. “Estoy contento, la gente ha respondido muy bien”, destacó. Prevé abrir la semana que viene el bar-cafetería anexo, que consta de una terraza trasera. Tiene arrendado el local a Nasuvinsa “para 12 años”.

Asimismo, ya hay dos emprendedores redactando un plan de viabilidad para optar a los 250 m2 de naves aún sin uso (actividades turísticas y escape room). “La experiencia nos demuestra que lo mejor es ir de la mano de los emprendedores y acometer las obras conforme a las necesidades reales”, destacó el consejero Aierdi.

*Fuentes: Diario de Noticias y Diario de Navarra