La colaboración que Sodena y ENISA mantienen desde 2015 trae este año como novedad dos nuevas líneas de financiación empresarial. Así, a las tres ya conocidas (Jóvenes Emprendedores, Emprendedores y Crecimiento), se suman AgroInnpulso y Emprendedoras Digitales.

En el caso de la primera, se busca capitalizar a pequeñas y medianas empresas presentes a lo largo de la cadena de valor agroindustrial. Entre todas ellas, se favorecerá, sobre todo, las que presenten una idea de negocio que gire en torno a actividades de base tecnológica en los ámbitos agroalimentario y pesquero.

Por su parte, Emprendedoras Digitales va dirigida a pymes digitales en las que una o varias mujeres ostenten una posición relevante de liderazgo o responsabilidad. Junto a esta característica, también se valorará la actividad desarrollada. En este sentido, sobre todo se priorizarán aquellas destinadas al desarrollo y comercialización de herramientas tecnológicas innovadoras que mejoren o aumenten la competitividad y eficiencia empresarial.

Una relación fructífera

ENISA lleva financiando empresas navarras desde 2010 y hasta 2014 las operaciones suscritas solo por la entidad adscrita al Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, fueron 32 por un importe de 4,09 millones. Entre 2015, una vez consolidada la coordinación entre ambas entidades, y 2020 se han atendido un total 56 solicitudes de financiación que, en su conjunto, suman un importe aproximado de 8,7 millones de euros. Cifras que hablan de la estrecha colaboración de seis años que ambas entidades
mantienen en beneficio de las empresas navarras.

Cabe añadir que en este 2021 se han celebrado 16 encuentros con responsables
empresariales de sectores muy diversos que afrontan diferentes fases de madurez
(semilla, start-up, expansión y crecimiento), susceptibles de contar con el apoyo de las
firmantes del acuerdo.

Inversión mínima de 25.000 euros

Sodena y ENISA realizan desde hace seis años inversiones en proyectos empresariales
viables y rentables, establecidos en la Comunidad Foral, que aportan innovación y
mejoran la competitividad del tejido productivo de la región.
Las inversiones realizadas por ENISA van de los 25.000 euros al millón y medio de euros
por proyecto. En el caso de Sodena, el mínimo suele ser de 25.000 euros.