Hay ocasiones en las que el rescoldo de un negocio puede convertirse en el chispazo para arrancar una nueva aventura empresarial, y este es el caso de Jesús Basiano.

La empresa de gestión de apartamentos turísticos y de lavandería para ese tipo de establecimientos que había puesto en marcha junto con dos socios al finalizar su master en ADE tuvo que abandonar la actividad a causa de la pandemia de coronavirus. Pero él mantuvo la gestión de una casa rural.

Durante las semanas de confinamiento comenzó a plantearse el desarrollo de una plataforma que facilitara la gestión de alojamientos rurales de nuestro territorio porque, como cuenta, “muchos estaban desactualizados y poco optimizados, y vimos la oportunidad de darles una mano profesional y digital. Había casas que eran auténticas minas de oro, pero sin reservas”.

Así surgió “Casas rurales de Navarra”, un proyecto seleccionado para tomar parte en la novena edición de Impulso Emprendedor en el que le acompaña su hermano Javier, y que va más allá de profesionalizar la gestión de estos establecimientos.

“Cuando empezamos – explica Basiano- mucha gente llamaba para reservar un alojamiento y, al decirles que estaba ya reservado, preguntaban si había algún otro por la zona. Perdíamos reservas, porque no teníamos más casas donde poder derivar el exceso de consultas”.

La solución la aporta la plataforma que han diseñado y que estará operativa en unos tres meses. Gracias a ella, propietarias y propietarios podrán derivar las consultas a otras casas rurales cuando la suya esté llena y obtener una comisión si se convierten en reservas. Tal y como expone Jesús, “con el sistema de reservas cruzadas les ayudaremos a aumentar la rentabilidad de sus alojamientos y también contribuiremos a dinamizar el turismo y a favorecer la cooperación en el sector”.

Equipo técnico de CEIN y empresas colaboradoras

Jesús y Javier conocían CEIN desde que estaban en la universidad, a través del Laboratorio Universitario de Creación de Empresas (LUCE) de la UPNA. Cuando salió la convocatoria de Impulso Emprendedor este año, “nos enteramos a través de Linkedin y empezamos a analizar los proyectos de otros años para ver si el nuestro podía encajar”.

Presentaron su iniciativa empresarial, que fue una de las seis elegidas para participar en esta edición, de la que valoran conocer otros proyectos y escuchar opiniones diferentes, expertas e innovadoras sobre el suyo propio. “Las aportaciones del equipo técnico de CEIN y de las empresas colaboradoras nos están siendo muy útiles y nos han ayudado a evitar posibles errores que podríamos haber cometido de no haber sido por ellos. Además, también hacen que vayas un poco hacia atrás para poder seguir hacia adelante”, concluye Jesús.